jueves, 7 de marzo de 2013

CREAS, LUEGO EXISTES


No es ilusión, ni alucinación, en estos tiempos que corren los pensamientos han sobrepasado los límites de velocidad, y circulan en circuitos cerrados, sin control, sin freno.
No, no estamos fascinados por la inquietud, pero nuestra mente vaga sola, indaga lugares imposibles y muestra pistas falsas.
Te levantas, te acuestas y la razón te convulsiona, rebuscas aquello que te haga avanzar.
Trazas  un mapa para desesperados, callejeros imposibles para mentes que apuestan por un lugar en el mundo. Éstos no encuentran destino.
Escuchas a la gente. Te dispones a controlar el paso de las palabras de los que te rodean. No hay palabras.
Los pensamientos traspasan los cimientos de los que buscan respuestas, y llegan a la carcasa de tu incógnita y te incluyen en su laberíntica confusión.
Murmullos, sincronización de rumiaciones, estado de sitio de cogniciones precisas que se encaraman al corredor de la muerte.
Imaginas quien estará ahí cuando tú despiertes, que collage crearás con los recortes de las capacidades que te otorgaron al nacer. 
Todo es incierto, el aliento escasea y la fuerza se hace migajas.
No puedes desvanecerte, hay un caudal de fertilidad que aprieta, busca la salida y choca contra la contradicción de la inseguridad.
Se aferra a la pertenencia vital  del incógnito voceo de tu nombre y pulsa el llamador que tu engendramiento acertó a  otorgarte. 
Licencia prematura de un futuro que aguarda ser explotado.
Encarar al miedo, refugio de melancolías obtusas, que a través de acertadas decisiones ruedan en su presencia. 
No hay vencidos en el prodigio de quien cuenta con el favor de haber sido coronado con la osadía de la creatividad.
Quien crea, no dormita en los oscuros pasillos de un sala de espera.
Crear sin límites, sin precisos botones que ciñen las caóticas sociedades de vertiginosas amenazas. 
No hay manuales, ni guías, ni interminables callejeros, ni mapas para los desesperados por la presión del corsé que maltrata la vocación de los ilusionados.
La ruta marcará el trayecto que torna lo que presiona ligero,  lo que desgarra abrigo y la que fatiga reposo. Confiar en lo que se nos dio, esparcir su cosecha.
Ausentarse de lo establecido, presentarse en lo poseído, y blindar lo amado. Orbe de donaciones donde atrincherarse.  
No importa el don creativo con el que se nos obsequió si se alumbra su resultado. 
Crear, crear, crear, crear aquello en lo que creas. 
Hay destino para los ofuscados por la trampa que abofetea nuestro futuro, creando, haciendo lo que nos apasiona, escribiendo nuestro destino con la seguridad de lo que aligera. 

lunes, 18 de febrero de 2013

DE LO IMPOSIBLE A LO POSIBLE




A veces, sólo a veces despierto a la alucinada creencia de que lo imposible puede ser posible, si dejas de creer que hay cosas imposibles.
“Eso sí que no lo puedo creer”, exclamó Alicia, “¿Qué no lo puedes creer?, repitió la Reina con un aire triste, “inténtalo de nuevo, respira hondo, cierra los ojos y cree”.
Alicia se rió. “No tiene sentido intentarlo”, dijo, “nadie puede creer en cosas imposibles”.
“Yo más bien diría que es cuestión de práctica”, dijo, “nadie puede creer en cosas imposibles”.
“Yo más bien diría que es cuestión de práctica”, dijo la Reina. “Cuando yo era joven, practicaba todos los días durante media hora. Y muchas veces llegué a creer en seis cosas imposibles antes del desayuno”. (Alicia a través del espejo. Lewis Carroll).
¿Y si lo intentáramos? Y como no, ¿hiciéramos desaparecer esa palabra de nuestro vocabulario?, ¿sería posible?.
¿Sería posible que cada mañana al levantarnos hiciéramos el firme propósito de prescindir de esta palabra?. ¿Sería posible?. Quizás a base de mucho practicar se convirtiera en un hábito.
Es posible, es posible, es……posible, es  po-si-ble, es posible…………….
Es posible que vengamos a este mundo de forma natural, sin intervención traumática………¡es posible!.
Es posible empezar nuestra vida sin enseres artificiales, siendo llevados por los brazos de nuestros padres y otros que nos aman, vestidos por sencillas y cómodas prendas que respeten a otros seres humanos y a los animales, que nuestros sueños sean cobijados entre los cálidos cuerpos de los que nos velan, mientras somos acariciados, abrazados, amamantados……¡es posible!.
Es posible que en nuestro inicio a los nuevos alimentos, que complementan ser amantados por nuestras madres,  para posteriormente completar ésta con otros víveres, no dañemos a otros animales, que respetemos a los que como nosotros también son amados por los suyos……¡es posible!.
Es posible  ser arropados hermosos atuendos, que nos protejan y den calidez a nuestros delicados cuerpos, sin tener que sacrificar a otros seres…..¡es posible!.
 Es posible que nuestros juegos tengan la libertad de escenarios al aire libre, entre colores proporcionados por la bella naturaleza, más allá de la contaminada urbe …..¡es posible!.
Es posible compartir nuestros lúdicos momentos con otros animales que nos estiman y valoran fielmente y nos protegen sin demandas ni reclamos…..¡es posible!.
Es posible compartir con otros aquello que nuestro tiempo y nuestro crecimiento no nos permite conservar toda la vida…..¡es posible!
Es posible otra forma de sanarnos que de prioridad a los abrazos, las palabras, los cantos, las piezas musicales  y las caricias…..¡es posible!.
Es posible una escuela donde las emociones , sentimientos y el respeto a la naturaleza,  estén por encima de cualquier otro interés, que se enseñe desde el corazón y para el corazón, desde el descubrimiento y el compartir, desde lo posible, lo honesto, lo tolerante, sin imponer, ni asustar…..¡es posible!
Es posible que todos los seres de este planeta tomemos conciencia de la desconciencia, que juntemos nuestras verdades, que nuestra paradoja sea la de la conexión y no la del control, que compartamos nuestros conocimientos y nuestras pasiones, que los otros no sean menos que los demás, que la riqueza esté en nuestro interior, que la fortaleza sean nuestros sueños, que nuestro tesoro sea el sol que nos alumbra y nos calienta, que la nobleza, la honradez, la tolerancia y la sensatez,  sea nuestro pan de cada día y  que nunca se acabe el pan…..¡es posible!
Si, es posible que sea posible, ¡vamos a empezar ya!.
Desterremos los imposibles, que se conviertan en nuestro olvidar. Alojemos palabras en nuestra memoria para vivir en paz.
Es posible, todo es posible, es posible asomar ,pues, ¡hagámoslo ya!.

viernes, 15 de febrero de 2013

HAY UN MANZANO JUNTO A MI CASA DE MADERA




Hay un manzano junto a mi casa de madera. Yo elegí mi lugar de nacimiento. No me equivoqué. Fui atraída por el olor de la extenuante fatiga padecida por mi género.
Nací en un hermoso país, donde todos los años hay miles de primaveras y donde las flores mas bellas se nos presentan espinosas. 
Confusos brotes de colores que inalcanzables muros trepan.
Las alturas conceden un ficticio sentimiento de grandiosidad que consterna y empequeñece a las más humildes procedencias. Castas bajas, laberínticos espacios de calles perfumadas por el olor a humanidad perpetua, desordenada y extirpada de los placeres y deseos.
Mujeres con descoloridas esperanzas y coloreadas ropas, como si desearan raptar los pigmentos e impregnar de ellos sus fantasmas, emanan virginales pólenes, que atraen a feroces costumbres a germinarlos.
 No espera, pronto florece la primavera y, jóvenes brotes son plantados en las miserables manos de los que les impusieron, para no amarlos ni desearlos.  Todo es despuntar, florecer, germinar y parir y otra nueva primavera.
Nacerán otras flores, que correrán el mismo karma, y enganchados a su más profundo dogma, pasaran por rápidos cambios de estaciones.
 No hay edades, no hay atención, no hay honra.
Hay desconsideración, maltrato y desprecio. 
Hay sumisión y acatamiento a los mandatos de la inmoralidad y el atropello de aquellos que desprecian a su propia prole impulsados por la demencia del orden de los credos.
Descendencias nuevamente regaladas a la próxima primavera  y perdidas al alba en los brazos decrépitos del desorden. 
No habrá valor, ni coste, ni importe, ni cotización, ni tasación, solo servidumbre, dependencia, sujeción , esclavitud y sumisión.
Género impuesto indigno y rebajado al  resto de su linaje. 
No hay visibilidad, ni febril mañana, sólo quedará la flor marchita que se tronchará tras el desasosiego doliente de su vejez inmunda y corrompida por la sumisión incansable.
Pero ya no se debe, no se puede consentir el desprecio y la miseria de los que, en el clamor de su género, asaltan para desposeer el deseo de superación de las  mujeres decididas y emprendedoras.
Seres cobardes que destruyen lo que podrá encumbrarlos. Carroñeros del miedo putrefacto deshumanizado y cruel, que descubre el incompetente e incapaz sentido  de la indignidad y la deshonra, para ocultar, someter y pisotear al alba de aquella mujer que haga peligrar su superioridad y dominio.
Me llamo Jyoti Singh Pandey y hay un manzano junto a mi casa de madera. Yo elegí mi lugar de nacimiento. No me equivoqué. Fui atraída por el olor de la extenuante fatiga padecida por mi género.
Nací en un hermoso país, donde todos los años hay miles de primaveras,flores con la savia del coraje. No he sido la única que ha perdido la vida en manos de la ceguera cobardía de la inseguridad de los salvajes. Era estudiante de fisioterapia y fallecí en el hospital de Singapur pocos días después de sufrir una brutal violación a manos de seis hombres mientras me encontraba en un autobús.
Mi muerte no se puede justificar en mi valentía, ni en mi insensatez por ser una estudiante universitaria y albergar el deseo de ser una futura profesional.
Yo también nací en primavera, y decidí romper el orden de la naturaleza, nací y florecí con la esperanza de germinar bajo el abono y la luz del deseo de progreso, igualdad e inteligencia, cuestionada por el febril mosaico del extremismo y la violenta calaña de los inseguros.
Mi muerte sólo tuvo un motivo: ¡ la cobardía de los criminales y homicidas, deshumanizados y genocidas!.
Debemos luchar para que las flores sigan creciendo libres y llenas de coraje, agallas y osadía, eso ayudará a escalar los muros más altos y anular la opresión cobarde desde las alturas.

No somos culpables de nada, pero si responsables de claudicar o estimular una lucha de inconformismo y superar el duelo por el desafío de convertir el mundo, nuestro mundo  un espacio sin desigualdades, amenazas e intolerancia

Yo ya no estoy, pero se que muchas mujeres conseguirán la transformación de los valores que harán de éste un mundo mas cabal, 

Shatki, te recuerdo,  yo ya no estoy, se lo que has sufrido, pero tu castigo no deberá dormitar la contienda justa del humano que fortalezca al resto de mujeres a velar por tus sueños perdidos.

(Shatki, como otras tantas niñas de la India,  fue obligada a casarse a los 7 años y fue continuamente violada por su marido y la Policia:  
Su única declaración fue "Carezco de sueños").

 La Oficina Nacional de Registro de Crímenes reveló en 2011 que cada 20 minutos una mujer es violada en la India. 

DES CONCIERTO DE LOS ADUEÑADOS



Necesitamos cultivar la esencia última que animó a la grandiosidad de la naturaleza a que existiéramos. El interior del estado que oprime la gran corteza que la mentira cobija.
No es un parecer, no existimos en estado puro. La piel que nos rodea enferma, y se convierte poco a poco en una dureza inexplorada.
No hay explicación que justifique lo podrido, el gusano que corroe el elixir de las grandes aspiraciones.
No hay metralla que fundamente el arranque a la opresión del que suplica la venganza.
No hay Reyes que clausuren su reinado. No hay un colorín, colorado.
Es oscuro, es perpetuo y daña el tímpano de los desesperados.
Sordera de des concierto que no escucha música para la resistencia.
No hay olor a pan recién hecho. Todo está cubierto de trampa. Refugios de sonoras alarmas, que incumplen la promesa prometida.
Des concierto de sirenas sin habla, sin clamor, sin palabras.
No se escucha el llanto del desposeído. No hay nada que reste por despojar.  Ya no hay moradas, ni alimentos, ni catres, ni nada, sólo se vaga por desiertos de desesperación y abandono.
Alguien acuñó el guiño del destierro, que no ama a nadie más que al que a su lado respalda la gracia y la bondad del que no se rinde y lucha aunque sea desde la irónica mudanza.
Des concierto de des orden, del gentío, de los clamores y de las gentes que no pierden nada, ya carecen de todo. No hay aire que inhalar, la atmósfera está cargada de absurdos deseos de mejorar la brisa fétida de  esta historia.
Febril des concierto de música de trompetas acobardadas por tanto abucheo. Encarnadas las manos de los que con sus fundamentos aun pueden alcanzar los críticos estados de los desahuciados.
¿Acapararemos la absoluta verdad del que espera ante el castigo del más canalla?.
¿Abriremos ventanas y renovaremos el clima que nos rodea y que acallará el dolor de flato de los que sufren?.
Habrá concierto si todos juntos buscamos la consecución de la melodía de la corriente, el viento silbará cuando la verdadera justicia arranque los pellejos descompuestos de los que no aman al ser humano.
Conciertos de voces al unísono de los no cobardes conseguirán acallar la malsonante ofensa de los que nos ofenden, y nos librarán del mal.

miércoles, 6 de febrero de 2013

MI FRIDA, FRIDA KAHLO




 Todos los que me conocéis, sabéis la gran pasión que tengo hacia la obra, vida y filosofía de esta gran mujer.  Hay algo que remueve mi interior cada vez que contemplo su imagen, aquella que ella veía todos los días, en la inmovilidad de su cama, el tiempo que duró su incompleta recuperación, de, cómo ella denominaba,  uno de los accidentes de su vida, el tranvía. Al otro accidente de su vida lo llamó Diego Rivera.
Es por eso, que no podía pasar más tiempo sin hablar de ella y sin compartir alguna imagen, que ella en su gran talento reflejó en los lienzos que pintaba.
Su obra fue calificada como surrealista a lo ella respondió:”Yo no pinto sueños…..Pinto realidad”-
Quiero decir a Frida, mi Frida, como yo la llamo, allí donde pueda encontrarse, que no hay nada como sentirse comprendida por una vida que ya no está, y verse reflejada en el legado de su obra y de su pensamiento.
Hoy me siento orgullosa de mi misma y de todas las mujeres a las que la vida ha puesto en mi camino y en mi vida, y que no podrían ser otras, o que por decirlo de otra manera, que suerte que las  reencontré una vez más.
 
“Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú” Frida Khalo.

martes, 5 de febrero de 2013

CRECIENDO EN EL JADIN




Despacio, despacio no hay prisa. Respira, no abras los ojos, no hagas nada, nada que no quieras hacer. No hay espacios que repasar, ya los conoces. Estas segura.
Ahora es el momento de imaginar, ahora es el momento de concebir. Penetra en tu tiempo. No hay que razonar, solo dejar fluir lo que te aprieta. Aflójalo, no es nada. Nada se estrecha, inhala la serenidad.
Abres los ojos y descubres que es un nuevo día, agradeces su despertar.
Te tomaste tanta prisa, creciste tan rápido y te incorporaste tan deprisa, que sólo subiste.
No hubo sosiego….la tranquilidad se quedo en el colchón de tu infancia.
Resbalaste por el tobogán de la prontitud. No te balanceaste en la imaginación, ni acunaste las mañanas de juegos.
Todo te estaba otorgado y los días precintados.
No había mañanas de descanso, ni mecidas noches de desvelos que planease sugerentes finales de cuentos de hadas.
El calor de tu cama era regalado por otros cuerpos, y compartidos anhelos de historias del mañana, juntas añadíais aroma a la estrechez de noches estrelladas.
Sabias palabras escuchaste, de personas que te amaban, mas acogidas a la usanza de los años que tocaba.
Despilfarros de amaneceres, de días y de oportunidades, que no pudiste explotar, ni tú, ni las otras niñas que esperaban, y complacer las expectativas que las antecedentes generaciones creaban.
Salpicaste sabiduría, vitalidad y proeza y aprendiste todo aquello que se te traspasó de la experiencia.
Nada te venció, aunque fue dura tu andanza. Más arañando la privación obtuviste fuerza para creer en el amor y la esperanza.
Ni salidas, ni escapadas a parajes que someten a anidar falsas aspiraciones. Tu estabilidad fue la fuente donde tu coraje bebía, dispuesta a acometer tu anidación y crisálida. Pronto rasgaste la capa que envolvía tu cuerpo renovado y, en tu afán de superación, tu sola te alaste.
Contemplaste lo real desde las alturas y comprendiste que ningún mundo nos es regalado.  
Mas por la proeza de la transmutación alada, aprendiste a mirarte con amor y respeto, y a pensar en ti y en tu legado.
No hay nada ya que no alcances en tu indomable bravura. Desparramas hazañas, creatividad y alegría en tus actos, sorteas obstáculos y desazones, modulas con luz los días claros y dejas abiertas las ventanas de tu alma para vencer los nublados.
Todos los que nos acercamos a la calidez de tu serenidad somos afortunados, y en esta inmensa fortuna nos revolcamos para no dejar ni un solo poro falto de tu legado.
Que tu paso al caminar y la nobleza de tu trabajo ha hecho a todo el que tocas, símbolo de tu valor como regalo. Que has puesto la vida en ello, que todos los que te hemos necesitado, te hemos tenido muy cerca y a todos nuestros monstruos has matado.
Pero ya no te des por vencida, que largo es tu camino, tu arte y tus posibilidades. Que explotes todo tu saber que aún queda traca para rato. Pero que no te confunda la dureza de tus trabajadas manos, que tu vales por lo que has hecho, tanto o más que por lo que haces.
Venga y no camines con miedo que caminos más duros hemos andado.
Despacio, despacio no hay prisa. Respira, no abras los ojos, no hagas nada, nada que no quieras hacer. No hay espacios que repasar, ya los conoces. Estas segura. 

viernes, 1 de febrero de 2013

PARIR AL MUNDO



 El olor de la vida lo envolvía todo.
Ni lloró, no había tiempo, ni ganas, ni aire que malgastar. Tampoco fuerza.
Nadie lo esperaba. Simplemente llegó. Nadie anidó su venida. Su madre se sorprendió igual que las demás. No hubo retraso, ni vientre, ni anunciación. Llegó como llegan las aventuras más dulces para el alma, sin avisar, sin planes, sin ilusiones, sin sueños.
Rabió el dolorido vientre de pronto, mientras emanaba la calidez del líquido que lo cobijaba.
Esperó paciente su momento, y golpeó de  súbito su llegada.
Gritos de impaciencia e ignorancia, que hacían apretar por su extrañeza.
Tan cálida, tan niña, tan delgada e inocente, sin ninguna señal de estar preñada.
Gimió hasta ver brotar de sí esa criatura que, cabeza abajo, entre sus piernas se precipitaba.
Manos asustadas lo agarraron, como quien asume hacerse cargo de algo que le llega.
Y entonces gritó más fuerte, necesitaba otras manos. Mujeres acudieron, y reconocieron el momento y la ampararon.
Calma en sus palabras.
Ojos de amor y aceptación en todas ellas, consiguieron que la niña  sin aliento no quedara.
-      -    No tengas miedo pequeña, acabas de llevar a cabo el acto de amor más grande que pueda hacer un ser humano.

-         -  Has dado vida  y no hay rechazo, ni reproche que ahora valga.

- Dar a luz es una bendición, y ahora ya no cabe nada más que el amor a alguien que, despojado de todo, es capaz de elegirte como madre.

- Corre, agárralo, no dejes que caiga. Corre y no lo sueltes, ponlo en tu túnica sagrada.

Gente, mucha gente. A nadie le importaba, nadie busca su mirada, son tantas las personas, que una más no es nada.

- Corre, ya sabes dónde, no busques padre.Corre y no desesperes, bendita será su llegada.

-   Anda hasta donde jamás serás repudiada, piensa en ti ,y no te culpes de nada.

- Corre hacia donde el amor tu espera, de tu sangre, de tu alma. Alguien usó tu cuerpo y a nada más estás ligada.No dejes que te asusten las supersticiones ajadas.

- Anda hasta la casa de esa mujer, tu madre, ella no te preguntará nada, su corazón compasivo no buscará la manzana, del pecado original, que tantas vidas desgracia.

 - Anda, que aunque en origen tus costumbres te delatan y el color de tu piel y tu pelo chiven tu bella raza, no hay nada que temer, tu madre te dará calma y te explicará todo bien, que no hay honra que valga.

- Que has dado vida a un ser que hará perdonar a toda tu casta. Que hasta los más altos muros tienen grietas que se traspasan.

 -Mira que morenito, que largas pestañas, que pelito más largo tiene el vástago de tus entrañas. Cuando lo vea tu familia seguro que dará palmas, y buscarán una cuna para cobijar su bien llegada.

Hay calé de mis entrañas…ya no temas nada. Tu madre te amamantará con leche y miel azucarada.





VIAJEROS EN LA CEGUERA: YO ME BAJO EN LA SIGUIENTE



Tantas veces se abren las puertas, tanta gente, tantos, y tan pintorescos estilos, todo amor y desamor, miserias y linajes y como no, tragedias. 
Discurren, se agarran a la barra para no caerse, no todo el mundo puede ocupar un asiento. En otros tiempos se hubiese cedido el sitio a alguno de ellos, por su longevidad o su estado.
Algunos juegan a no caerse, sin sujeción. Equilibrios que a veces acaban en el suelo, echan un pulso al movimiento y a la suerte del recorrido.
Entrar y salir, quedarse. Colores en ropas variopintas y elegantes o ridículas, discordantes o simples vestimentas cómodas de andar sin prisas.
No hay miradas de consuelo, ni de aprobación, simples de reojos que hacen sospechar de la sospecha de la ceguera, de la incomodidad de ser delatados en sus indeseados estados.
Escaparates de caras que invitaban a adivinar sus vidas. Ahora es fácil.
No hay nada más que esconder, pero tampoco que enseñar.
Me siento. No hay charla, no hay conversación, no hay nada. No hay abrazos, ni besos, no hay caricias ni arrumacos. No  se cogen las parejas ni siquiera de las manos. No se ven, no se contemplan, no es cabal, no puede ser ni sano. De sus orejas cuelgan cables que ayudan a la sordera y a enmudecer a los otros seres humanos.
Materiales fríos, sin alma y sin cuerpo, escondidos, que soban y someten a estrictos repasos.
Silencio, hay silencio. 
Fugazmente toco al que se sienta a mi lado. Debe estar vivo ya que parece haber rechazado ese escueto roce. No me ve, solo se aleja, rehúsa cualquier situación que, por su cercanía, le separe del amparo de lo que cubren sus orejas o lo que contienen su manos.
Material inerte,  numérico, iluminado y deseado. 
Parece que la ceguera les haya secuestrado.
Como podemos dejarnos invadir por la osadía de perder la calidez de una mano, de un abrazo, del susurro, de la compañía.
Descubro una leve sonrisa en la inercia de la persona de enfrente. Linda sonrisa pienso, si la pusiera a disposición de los demás viajeros y no al ordinario ingenio de quien las mentes ha acallado.
¿Estamos muertos o vivos?.
No podemos seguir obviando que no tenemos nada si no unimos nuestros más profundos hallazgos.
Estamos alienados, obstruidos, disecados, insensibles y maltratados, pero nadie se levanta, nadie sale de esa sinergia que nos ha silenciado.
Si tuviera lugar una sola conversación cara a cara. Si se pusiera rostro a aquellos que por su desgracia calla. Si se escuchara el murmullo de la risa, y gritaran las gargantas. Si se agarraran bien fuerte a quien a su lado se sentara. Si derramaran colores, y se pintaran la cara y salieran del letargo y encontraran su mirada.
 Si volvieran a ver, si su ceguera se curara.
Yo me bajo en la siguiente, espero que me vean mañana.

jueves, 31 de enero de 2013

NADEN LOS QUE SEPAN


Si algún día mi sendero se hiciera realidad. Si algún día la magia de mis pensamientos acabara y me viese obligada a acallarlos llevándolos a cabo. Si algún día la rutina del devenir de los días se revelara y amenazara accionando mis propósitos.
Si algún día alguien escuchara el rumiar de mis sueños en las ondas de los cerebros y encarcelase a los cobardes. Si algún día no hubiera otro día para dar rienda suelta al mañana. Si ese, el día llegará y no quedara otro para seguir excusándose.
Ahora si nos percataríamos. Que naden los que sepan. Que se ahoguen los cobardes. Que la soga ate el cuello de los que , dando rienda suelta a sus poderes, cosieron mis palabras.
No hay ecos en las llanuras, pero si en las cumbres más altas. Que me busquen en las cimas que para mí ya no habrá cerco que me ate.
La noche se volverá cálida y enfilará la mañana. Mis pasos pisarán firmes y cobijarán todo aquello que en su andadura callaban. Duelo de callejones ajenos a mi progreso que,  sin dirección ni techo,  vetaron todos mis sueños.
El  agua del estanque bautizará mis acicaladas intenciones de prosperidad y gana. Mis pies, esta vez firmes y fuertes,  descansan para contemplar la distancia.
Ahora que naden los que sepan. Que se ahogue el dócil, que yo  cruzaré los ríos más peligrosos.
Ahora, ya se nadar y ya se hasta escalar montañas. Que me inclino hacia el futuro con la cabeza bien alta. Que yo ya aprendí a nadar, que bucee muchas oscuridades, que batí muchas veces las manos, sin encontrar la hermosa playa.
Que el zumbido de las olas aun resuenan en mi almohada y quieren tragarse sin escrúpulo pedacitos de mi alma. Que yo, ya  sé nadar y ascender altas montañas y navegar las corrientes y volar las colinas más altas.
Que el eco de mi seno es ahora mi mayor arma. Que las cuerdas que yo uso son para mí escalada. Que no hay sogas que me sometan ni valles que me aletargan.
Ahora ya sé nadar y ya se hasta escalar montañas. Que me inclino hacia el futuro con la cabeza bien alta.

Nada, nada conmigo que la mar pronto estará en calma.
Te esperaré en la isla.

sábado, 26 de enero de 2013

De mayor ¡Quiero compartir la luna! ¿Cómo se llama esa profesión?


-image.pngPara llegar a la luna es indispensable subir, como los cohetes, si, esos que explotan en el cielo e iluminan todos nuestros sueños. 
Marta dice que cada vez que un petardo se hace luz en el cielo, ella pide un deseo, para que estos le lleven el mensaje a la luna, que es la que manda.
Ayer, me preguntó:
- mama, ¿donde está la luna?, ¿está en todas partes?,
- y ella misma se respondió: Marta, está aquí con nosotros, con los que viven en otros continentes, y con Miguel que la va a fotografiar para mostrarnos que también está donde él está.  Él también sueña, y seguro que es capaz de plegarla para mandárnosla y que le contemos cosas. 
- mamá, yo no creo que la luna esté en todas partes. Creo que todo el mundo no puede ver la luna.
Para ver la luna hay que buscarla, hay que saber si está por el norte o por el sur, este u oeste, hay que querer buscarla, hay que tener ganas de verla, hay que soñarla, y creer en ella.
- mamá, nosotros no vemos a la luna, es la luna la que nos ve a nosotros, y, solo. aquellos que queremos verla,tenemos la suerte de hacerlo.
- ¿Sabes mamá?, hay gente que no mira al cielo, y aunque tenga la luna delante de sus narices, nunca la verá. A veces la luna se pone gorda, está contenta, está llena de sueños, y entonces se acerca para conseguir que las personas se fijen en ella. Pero cuando se da cuenta de que la gente no cree en sus sueños, que la gente no mira el cielo, que las personas tienen miedo de sus sueños, que buscan la luz del día y se refugian en el sol, que es mentiroso y se cuela por todas partes,  entonces se aleja y dejamos poco a poco de verla. Entonces va a buscar a gentes que crean en ella.
- mamá, yo he visto por la tele la luna en África.Hay muchos niños y, creo que. juega con ellos para que no estén tristes. Allí en África los mayores no creen en ella. Pero la luna no es rencorosa y se hace muy redonda y se vuelve muy juguetona, cuida de sus hijos, ella no cree que sus papás tengan la culpa de haber perdido la esperanza. Ella una vez también veló sus sueños.
- Mamá, el miedo le cuenta a los niños que deben esperar el día y que el sol los protegerá. Pero los niños, que no son tontos, siempre buscan a la luna  y dejan de tener miedo.

—¿Y dónde se habrá metido el miedo? — seguro que en aquellos que no sueñan.
El miedo no lo sabe, pero no todos vamos con la cabeza agachada.
—Y además, mamá ¿ cómo podremos dormirnos si la luna no viene a cantar sus nanas?
- Yo sigo buscando cohetes que lleven mis deseos a la luna, para mí y para todos a los que quiero, y a los que me quieren. 
- Por favor, no se debería dejar de hacer fuegos artificiales. Es posible que  a los mayores que están muy despistados, a los egoístas y poco ilusionados, es posible que les llame la atención el ruido y entonces, quizás, si la luna está cerca, igual, la vean.
- Así, seguro, mamá, que la luna dejará de estar pálida y tendrá el color de la luna de África.
- También me han dicho que tampoco es pálida en Japón o en china o no se que países donde hay muchos fuegos artificiales.  Seguro que allí aún miran al cielo y creen que la luna vela por ellos.
-¡ mamá, por favor, cuéntale tus sueños a la luna,que te quiero mucho!.
- mamá yo le pido a la luna que susurre al oído de la gente buena  que te cuiden. Tú cuidas tanto de los demás y les pido que con un cable te hagan un bonito collar con  todas la estrella y pongan la luna de medallón.
 _mamá yo quiero compartir la luna, eso es lo que quiero ser de mayor. ¿Cómo se llamará esa profesión?
_mamá la luna me recuerda tanto a ti.
Marta Linares y mamá que os la manda.

Espero que la disfrutes, la luna lo ha hecho y ayer no cabía en su camisón.
Un beso.
Todo esto me lo contó Marta para que lo escribiese, el 18 de Junio de 2011. Entonces tenía 7 añitos.

REQUIEM A LA LOCURA



Se abren las mañanas miserables de cuerpos yacentes que refugian sus carencias en las mantas rayadas de quien saqueó sus vidas. Escaparates de bancos que muestran el vergonzante cobijo de aquellos que despojados encuentran su sueño en quien se los robó. Estrechez de la indigencia que calientan sus almas en las sopas de aquellos que mínimamente rebajan el frío de la noche.
No hay luz que nutra la quimera de quien un día se levantó apenas amanecía, aquellos que lucharon y forjaron de esperanza la crianza en sus senos.
Noches en vela que resolvían la incómoda apretura de sus reducidos sueldos. Días de movilizaciones y de luchas que buscaban el renacer de nuevas conciencias. Jornadas de largo tejer doloridas conquistas. Pancartas de nuevas esperanzas, teñidas de las sacudidas sobrecogidos por la descarga de aquellos que azotaban la quimera del anhelo de la gestación futura.
No hubo rendición, la fatiga fue compensada con la coronación del desvelar de la razón. Generación sin remiendos, atados al atisbo de quienes murieron apedreados por la alucinación de seres añejos. Ajados motivos, guardados en las páginas de enciclopedias, recuerdos de bocados hechos a la madera, colgados en formas de crucifijos, y que desvelan voces de miedo.
De la mano, sin amputación de la valentía de quien recobra el sentido de la atención de quien mira de frente y comprende la sensatez del pensamiento, vislumbramos la consciencia del momento.
No mas mentiras, ni zurcidos en la cordura. No hay ecuanimidad en las mantas rayadas. No podemos rebajarnos al desprecio de un juicio a lo correcto, gentiles causas que acunan el optimismo de los cuerdos.
Despojados, despejados y fuertes, no hay distancia que desprecie aquello que conquistaron las personas que ocupan esos cuerpos que cada noche guardan las estrechas calles, aceras y cajeros.
 No hay quien resista ya esos cuentos, de estrecheces, de miseria,  de recortes, de maleantes, de ricos cada vez más ricos y de pobres cada vez más pobres, y que esta vez sí  comenzaron con “erase una vez, aquello que conquistamos” y que ahora ya ni para comer perdices hemos quedado.
Maldita sea la hora en que la sin razón condujo al mapa de los tiempos a doblarse y encontrarnos cara a cara con aquellas hojas de la enciclopedia que tanto recuerda a la actual realidad. Maldita la maldad de quien no respeta al ser humano, que desprecia por nación y castiga a quien no procede  del mundo de la ilusión de esas mentes donde no cabe el sosiego sino la vileza, la transgresión y la humillación.
Benditos sean los lúcidos, los cuerdos, los locos y lo esperanzados y benditas las familias que han transmitido buenos valores a aquellos que cambiaran la conciencia, despertando de sus sueños y levantando del suelo a los olvidados.

¿Quién quisiera venir a oprimir el sagrado espíritu de la verdad?. ¿Quién después del laberinto fétido del refugio del orín manchara de la savia pura de la luz el camino de salida?.

Gracia por tus valores, gracias.

TU MIRADA


Acojo la bendición de ser yo y no otra la que aligeró el paso de tu despertar a la vida, el camino al aire rosado que envolvió tu cuerpo y despertó tu pupila para que la luz atravesara el sendero de tus futuros sueños.
 Nada podía parar ya ese trayecto, que se aterciopelaba a tu llanto, para que el roce de tu aliento planeara la partitura de tu canto.
No hubo silencio en tu venida y fue tan pronto tu paso, a exclamar tu existencia, que pronto compartíamos contigo todas las más sutiles experiencias.
 Mecíamos tus juegos, columpiando sin parar todos tus aprendizajes,  tus risas nos emocionan y consiguen embriagarnos en tu fluir de sabiduría, que con tanto mimo todos los que te rodean han protegido como el tesoro más preciado, que a una princesa como tú no puede ser robado.
Tus ojos de terciopelo, tienen un enigma encerrado y  me miras y provocas  un palpito de esperanza atada al devenir de este mundo que tu pisas.
 No hay secreto para ti, ni aroma que no conozcas, no hay música en tus oídos, tu eres la melodía y tus manos hacen que esta llegue y pensemos en un futuro dulce y sereno para ti.
No hay pieza musical que no te hable, no hay sonido que no te señale.
Hay esperanza en tu abrazo, en tu beso, en tu palabra.
 Hay equilibrio en tu leve y ligero cuerpo y en tu serena y pequeña cara.
 La madurez de tu rumiar atosiga a quien te escucha, no es posible tener respuesta para todo, y no importa nada.
 La imaginación es de todos, pero cada uno es capaz de sosegar el bullir de aquello que nos daña y agoniza.
 No desesperes, corazón, el mundo es de quienes alientan la esperanza, tu traes el tesoro de tu encanto, la llama de tu alma, el gozo de tu bondad, el placer de la verdad , el saber de tu intuición y la bendición de un universo que algún día cuando seas científica, como tú deseas, descubrirás.
Te quiero pequeña, cuando hablas, cuando duermes, cuando callas, te quiero caminando, como caminaron las grandes heroínas, pero sólo hacia la felicidad.
 No te fatigues que hay aliento que te será legado.
Tu protección es sagrada y nada podrá pararlo.
 No hay tierra, ni semilla, ni flor que no sea fértil a tu más pura nobleza.
La generosidad de tus manos indolentes pintarán lienzos de despertares de conciencias, ya no habrá alucinación, ni espejismo, ni fantasía,  deslumbraras por tu razón, ecuanimidad y honestidad, e inspiraras a aquellos que por su sensibilidad te comprendan.
No corras, no tengas prisa, en tus pupilas lo onírico busca el momento en que el despertar de la serenidad y la calma consiga la alquimia de la felicidad.
Despertarás, despertarás y atraparás la suerte del goce de quienes contemplen tus hazañas de bienaventuranza y de paz que marcarán todas las almas.
Camina sin prisa, te será dado, camina sin miedo, te será revelado, camina hacia delante, te será iluminado, camina, amor mío, que para ti no habrá obstáculo.
Mi querida niña.

ORGULLO DE OFRENDA


Me refugio en las cadenas que atan mi desesperado cuerpo, y hago mal, lo sé.
Oigo la lluvia y me doy cuenta de que hay un universo sabio que permite que el agua corra y se deslice libremente, nunca puedes contener el paso natural del agua, sólo el hombre que vive con cadenas, encadena también al agua.
 Mientras el sonido del agua hace trascender y recobrar el sentido de la vida, nada es nuestro, nada es controlable, nada es inmutable, nada es estable.
 No puede haber canto, ni sonido, ni lucha que contenga el arrullo del agua, susurra, susurra y si te dejas llevar te acompaña a un estado conocido, en el que ya has estado y en el que volverás a estar, otras lluvias, otras aguas, nada fluye igual, porque no es el mismo agua, ni el mismo sonido, ni tú eres la misma.
No hay una realidad eterna, no hay una realidad, no hay un mañana, todo es hoy y hoy no es ayer, es hoy, y tus oídos no oyen igual, y tu olfato ha cambiado, hoy huele a hoy, a mojado, pero a otro mojado, al del beso que alguien te dio cuando partió hoy de viaje, y te abraza, con su ropa mojada y suspira un aire húmedo y susurra algo que hoy es nuevo y te eriza la piel mojada, otra piel, que es la de hoy. Huele a almendros, al perfume almizclado de aquel frasco que había en tu cómoda olvidado y que un día fue fresco y hoy huele a algo que nada tiene que ver. Tu piel ya no es la misma ni tú eres la misma.
Abrazo largo, reposado, sin prisa, no hay perdida ni despido, hay momento para abrazarse. Humedad, olor, susurro, la piel toca su  piel que tampoco es ya la piel que ayer rozaba mi cara. Hoy es otra piel.
No puede haber despedida porque mañana será mañana y tú estarás en otro sitio y yo aquí, y solo habrá distancia pero no despedida, eso fue abrazo, largo, eterno, sentido, noto tu mentón apretando fuertemente mi  cara.
Tu pecho estruja mis senos que hoy se sienten descansados, se dejan estrujar sin resistencia porque un día fueron tuyos y ya hoy son otros senos, ya no son gentiles y airosos, ahora débilmente inclinados permiten que tu pecho se encaje en el mío y noto tus huesos-
Tus músculos que hoy sí son vigorosos, cual castillo, y tus brazos rodean todo mi cuerpo, envolventes, compasivos, grandes y voluminosos. Oigo tu respiración, susurras tu aliento en mi oído y respiras tu vida, vida que un día yo cree, pero que hoy ya no es mi vida, es la tuya.
Acercas tus labios húmedos a mi mejilla y me besas. La lluvia no puede acallar el sonido de tus besos que uno tras otro repites como si ya hubiese olvidado el primero.
Aprietas tu frente contra la mía y siento tu altura, que encorvas para acercarte, y no dices nada y yo callo, no hay nada que decir, tus células se unen a las mías, quizás recuerden que un día salieron de mí.
Anidas en mi frente y reposas en mis manos, pequeñas que ya no llegan a cubrir un mero espacio de tu cuerpo, pero calan igual que el agua de la lluvia que cae sobre nosotros y no importa, porque hoy nuestra piel está mojada.  Pero es hoy y luego se secará .
Cada uno somos uno que se resiste a separarse del otro, porque un día fuimos uno . Hoy eres tú, ya no eres mi vida, ahora es tu vida, yo la gesté, y te la dono para que esculpas tu hoy.
Abrázame fuerte te transfiero mi legado, es tuyo, hoy estás cerca de mí, mañana será un hoy y nos alejará la distancia, pero seguiremos juntos en el refugio que une nuestras almas.
Susurras de nuevo tu aliento y  mezclado me donas tus palabras, y me concedes, sin importarte quién escuche generosa vida que yo oigo despacio, como para que no escape, para retenerlo hoy “te quiero mama, como la trucha al trucho, como el mar al calamar y al petral” y no olvidarlo mañana.




LLEGA TARDE




Caminar, caminar, caminar despacio, caminar sin prisa, sin temores, sin implicaciones, sin razones, caminar, caminar despacio, sin rutinas, sin promesas, sin excusas, sin justificaciones, caminar despacio, sin disculpas, sin mentiras, sin culpas, sin incomodidades, caminar  despacio, sin puertas, sin candados, sin horas, sin puntualidades, caminar despacio, sin palabras, sin confusiones, sin palpitaciones, sin ahogos, sin rumiaciones, caminar despacio, sin ataques, sin luchas, sin envidias, sin confrontaciones, caminar despacio, sin desanimo, sin dolor, sin llanto, sin presentimiento, caminar despacio, sin malentendidos, sin pereza, sin disimulo, sin  pena, caminar despacio, sin hallazgo, sin ganancia, sin bandera, sin desconsuelo, caminar despacio, sin ataduras, sin escarmientos, sin castigos, sin chantajes, sin  encarcelamiento, caminar despacio, sin asaltos, sin sobresaltos, sin tiranía, sin egoísmo, sin lamento, caminar despacio, sin espejismo, sin desconfianza, sin suspicacia, sin sospecha, caminar despacio, sin cinismo, sin presión, sin obstrucción, sin bloqueo, caminar despacio, sin rencor, sin boicot, sin sufrimiento, sin vómito, caminar despacio, sin abatimiento, sin agonía, sin asco, sin entristecimiento, caminar despacio, sin añoranza, sin melancolía, sin ansia, sin arcada, caminar despacio, sin zozobra, sin inquietud, sin angustia, sin consternación, sin desdicha, sin duelo, caminar despacio, sin lamento ,sin  aversión, sin condenación, sin molestia, caminar despacio, sin fatiga, sin penuria, sin tormento, caminar despacio, sin maldición, sin cólera, sin enojo, sin encantamiento, caminar despacio, sin exageración, sin injuria, sin juramento, caminar despacio, sin ocultismo, sin superstición,  sin reniego, caminar despacio, sin aborrecer, sin detestar, sin odiar, sin agujero, caminar despacio, sin bache, sin bajón, sin caída, sin hundimiento, caminar despacio, sin desmayo, sin rubor, sin asfixia, sin sofoco, caminar despacio, sin nerviosismo, sin ardor, sin bullicio, sin enardecimiento, caminar despacio, sin susto, sin temor, sin intranquilidad, caminar despacio, sin alarma, sin marejada, sin terremoto, caminar despacio, sin interrupción, sin soledad, sin destierro, caminar despacio, sin bloqueo, sin asedio, sin aislamiento, caminar despacio, sin oscuridad, sin temblor, sin herida, sin rezo, caminar despacio, sin separación, sin señal, sin contusión, sin golpe, caminar despacio, sin úlcera, sin huella, sin daño, caminar despacio, sin abordaje, sin revolcón, sin choque, sin atentado, caminar despacio, sin empuje, sin agresión, sin indisposición, sin ansia, caminar despacio, caminar sin camino, sin sendero, sin trayecto, sin recorrido, sin itinerario, sin ruta, sin dirección, sin paso, sin andadura, sin acceso, sin entrada, sin llegada, sin prisa.

Por mí y por todos mis compañeros y por mi primero.